Posted on: May 7, 2020 Posted by: MARTECNA Comments: 0

Elegir la pieza correcta cuando se está mejorando el equipamiento de un velero o cuando hay que reemplazar algo roto puede ser más difícil de lo que uno piensa, en especial si se trata de motones.

Los motones son una de las partes del equipamiento de un velero con mayor variedad de opciones:

  • marcas,
  • usos,
  • calidades,
  • precios,
  • tecnología aplicada,
  • diseño,
  • materiales;

lo que los hace complicados a la hora de la compra por el usuario inexperto o no tan experto.

La intención de este artículo es señalar distintos aspectos a tener en cuenta antes de comprar un nuevo motón, en especial si se está buscando un reemplazo para uno roto.

Los criterios acá detallados también servirán como guía si se está diseñando un sistema nuevo para una parte específica de un barco ya existente (por ejemplo vang o stay) pero no para diseñar la maniobra completa de un velero.

ROTURA

La causa más común para la compra de un motón nuevo para un barco ya armado es la rotura y en la mayoría de los casos la compra se realiza en base al motón roto, es decir, se tiende a comprar el mismo que el que se rompió, o uno similar.

Esta es la opción más simple, pero en muchos casos no es la correcta.

La compra de un motón similar al roto puede llevar a una falla similar a la anterior, no por la calidad del motón, sino porque tal vez ese tipo de motón no es el indicado para el uso que se le está dando.

Primero habrá que investigar y determinar en qué parte se rompió el motón: cabezal, rueda, lateral, o, si es un motón con accesorios, como un gancho, o giratorio, ¿no se rompió una de esas partes? Si tienen rodamientos, ¿se salieron las bolitas? ¿Se rompió la canaleta por donde ruedan? ¿Se aplastaron las bolitas y se quedó trabada la roldana? Una vez que encontraste el lugar donde se inició la falla tenés que investigar cómo se usaba el motón.

ANGULO INCORRECTO

La causa más común de rotura es sobrecarga, pero puede ocurrir que un motón falle debido a que el cabo no entra en la garganta con el ángulo correcto, lo que genera torceduras y cargas laterales.

Si sospechás que esa fue la causa de la rotura, habrá que reemplazar el motón por algo que tolere ese tipo de esfuerzos de mejor manera, por ejemplo un motón con giratorio, que hará que el motón se acomode para que el cabo entre en el ángulo correcto respecto al eje del motón.

Sin embargo, tal vez se puede encontrar la solución al problema, no cambiando el tipo de motón sino utilizando “manitos”, motones de desvío sobre cubierta, u otro tipo de guías para que el cabo llegue al motón en el ángulo correcto.

¿SOBRECARGA O DESGASTE?

Si la causa de la rotura fue la sobrecarga, un reemplazo por un motón del mismo tamaño con mayor capacidad de carga (incluso más liviano que el original) no va a ser difícil de conseguir con los avances de la tecnología actual. De todos modos, antes de empezar la búsqueda de motones con mayor capacidad de carga, conviene chequear el cabezal del motón.

Si se usa con un grillete metálico, la causa de la rotura podría haber sido el desgaste en el cabezal debido al rozamiento con el grillete y no la carga de rotura del motón en sí.

El juego entre el grillete y el motón va desgastando el cabezal, reduciendo su espesor poco a poco, de manera que la carga de rotura efectiva del motón va disminuyendo, lo que genera una rotura imprevista ya que los signos de advertencia por este tipo de desgaste son mínimos.

Este problema se podría resolver usando un motón con sistema de grillete de cabo (soft attachment) en lugar de grillete metálico. Habrá que asegurarse de usar el cabo que soporte la carga de rotura correspondiente y chequear el desgaste del cabo con frecuencia. La ventaja es que, a pesar de que la frecuencia de inspección deberá ser mayor, el desgaste del cabo es muy fácil de ver y que, en caso de necesitar reemplazo, no hay que cambiar el motón completo.

CARGAS ESTATICAS

Algunas veces la parte rota del motón puede ser la rueda. Esto puede deberse a que la carga estática sobre el motón fue muy alta. Cuando un motón está sujeto a una carga estática (es decir que se trata de un esfuerzo constante, no cambia ni en valor, ni en dirección, ni en posición), la carga no es pareja en la rueda y hace que ésta se deforme. Esto tiene diferentes consecuencias: se puede resquebrajar la rueda y romperse en varios pedazos, o la rueda, que ahora es ovalada, puede dejar escaparse las bolitas del sistema de rodamientos o hacer que estos se atasquen impidiendo que la rueda gire.

Cuando ocurre una falla de la rueda lo primero que hay que definir es el tipo de esfuerzo al que está sometida y si es dinámico o estático. Por ejemplo motones que se utilizan para dar tensión a los cables del mástil están sometidos a cargas estáticas la mayor parte del tiempo, siendo la única excepción el momento en que se le da la tensión inicial o cuando se cambia la configuración para pasar de ceñida a popa. El resto del tiempo estarán sometidos a altas cargas estáticas.

En estos casos habría que buscar un motón diseñado para altas cargas de rotura o cargas estáticas, o las líneas de motones diseñadas para usar con cables. La rueda de estos motones está fabricada en acero inoxidable, y no se romperán ni deformarán. Los motones sin rodamientos también son una buena opción porque a pesar de tener una rueda de plástico, la misma es compacta (la rueda de motones con rodamientos es hueca) y por lo tanto más resistente.

SISTEMA NUEVO

En base a los escrito más arriba es fácil deducir que para armar un sistema nuevo, lo primero a averiguar es la carga máxima en el punto en donde se va a colocar el motón, lo cual determinará el tamaño del mismo. Si se trata de un barco monotipo, bastará buscar en internet el esquema de armado del mismo con los motones standard (de los cuales se podrá obtener la carga de rotura) o el listado de cargas máximas en las distintas escotas / drizas. Si no se trata de un barco standard, los fabricantes de motonería ofrecen fórmulas de cálculo en base a la superficie vélica, peso, arrastre, etc.

Por ejemplo, Harken tiene diferentes opciones de cálculo en esta página https://www.harken.com/Calculators/

Nautos también ofrece guías de maniobras para diferentes barcos http://nautos.com.br/single-hander-dinghy/

Junto con la carga máxima habrá que evaluar el tipo de función que va a cumplir el motón:

  • desvío,
  • sistema de cascada para reducción de carga,
  • cricket,
  • si va a recibir carga constante o variable,
  • si va a estar siempre en tensión o va a recibir cargas fuertes en determinados momentos, etc.

Acá te damos una breve descripción de las diferentes características de cada parte de la maniobra de barcos chicos y recomendaciones en cuanto al tipo de motón.

Escota de mayor

Es un cabo de gran longitud en constante movimiento, que rueda por los motones con cargas variables, muchas veces a gran velocidad.

Se recomiendan los motones con rulemanes o rodillos.

Para las reducciones, y donde se puede, conviene usar motones tipo violín (ruedas en el mismo plano con ejes paralelos) frente a los que tienen ruedas en planos paralelos con el mismo eje, ya el cabo está siempre en el mismo plano, sin cruzarse las vueltas, y por lo tanto sin atascarse.

El último motón del sistema de escota de mayor debe ser con cricket, en especial si no se usa mordaza.

Acá te mostramos algunos de los motones que podés conseguir en Martecna para tu escota: ruedas simples, dobles y triples de hasta 55mm de diámetro, crickets de 40 a 57mm de diámetro y violín con rueda mayor de 40mm.

Escotas de foque o genoa

En cualquier velero, los cabos que más esfuerzo deben soportar son las escotas de foque y los cabos de vang.

En el caso del foque, la escota es la única que mantiene la tensión en la vela, y normalmente va directo del puño al molinete o a la mano del tripulante, pasando por un carro de desvío. En algunos casos pasan también por un motón de desvío que normalmente es del tipo fijo a cubierta.

Para el carro se usa normalmente una rueda que gira en un soporte en U. Se recomiendan sistemas de rodamiento a bolas o rodillo.

Siempre refiriéndonos a barcos de regata, para los motones de desvío en cubierta, al igual que antes se hace necesario un sistema de rulemanes o rodillos. Tener en cuenta los aumentos de carga según el ángulo de desvío. Un desvío de 90 grados aumenta la carga un 40%, un desvío de 140 grados un 80% y un desvío de 180 la aumenta al doble.

Escotas de spinnaker

Los esfuerzos son similares a los del foque o genoa pero mucho más dinámicos. Recomendamos sistemas de rodamientos a bolas o rodillo.

Vang

Los vang soportan cargas altas con poco movimiento durante períodos de tiempo prolongados. Para tener una idea, el vang de un monotipo puede llegar a soportar cargas de hasta 300kg, es decir hasta 3 veces el peso del barco o tripulación. En la foto, vang Optiparts para barco tipo Laser.

Dada la alta carga que soportan, las ruedas de los motones deben ser lo más sólidas posible, con bujes o, si son con rulemanes o rodillos, el fabricante debe especificar que soportan altas cargas estáticas y tienen cargas de rotura elevadas. Por ejemplo en las especificaciones de los motones Ronstan con rulemanes se especifica que soportan altas cargas estáticas y dinámicas.

A su vez el vang se debe diseñar con múltiples reducciones para repartir la carga total entre varios motones. Los anillos de baja fricción son ideales en muchos de estos casos, ya que son livianos y más resistentes que los motones equivalentes y, aunque los cabos no giran tan fácilmente por un anillo como por una roldana de motón, los movimientos son mínimos.

Drizas

Las características son similares a las del vang: cargas elevadas con poco movimiento. Una vez que se izó la vela, el motón queda bajo carga estática durante toda la navegación.

Los mástiles ya traen incluidas las ruedas de tope, que normalmente son con buje o con rueda de inoxidable, como la cajera Allen para driza de foque de Snipe.

Para los motones del pie de mástil, deberían ser con buje o indicar específicamente que soportan cargas estáticas elevadas.

Repiques

Los repiques (traveller, cunningham, bolsa, etc) en general llevan poca carga, las longitudes de cabo son variables y se utilizan sistemas de reducción también variables.

Los motones recomendados son los de rulemanes.

Desvíos

En los casos en que el ángulo de desvío sea mínimo se pueden usar pasacabos comunes.

Para ángulos mayores a 30 grados, lo mejor son motones de cubierta. Si son para barcos chicos pueden ser con rodamientos a bolas, en esloras mayores se debería optar por sistemas de rodamientos a rodillos.

Acá te mostramos algunos de los motores para repiques que encontrás en Martecna. Para ver la línea completa de motones visitá https://martecna.mitiendanube.com/herrajes/herrajes-motones/


Esperamos te haya servido este artículo. Cualquier duda o consulta por favor escribinos a oficina@martecna.com o mandanos un whatsapp a +54 9 1166196503.

Si te interesa algún tema en particular y te gustaría aprender más sobre el mismo, contanos escribiendo a los contactos que te pasamos recién y veremos la posibilidad de publicar algo. 🙂

Este artículo se basó en las publicaciones encontradas en: https://www.allenbrothers.co.uk
http://nautos.com.br/

Leave a Comment