Posted on: April 11, 2021 Posted by: MARTECNA Comments: 0

Los flotadores de Optimist no son un producto barato, la tela para fabricarlos no es fácil de conseguir y no es económica, no hay ninguna opción de fabricación nacional que cumpla con las reglas para poder usarlos en regata, y a nivel mundial tampoco hay muchas marcas. Al ser de tela y no de goma, no se pueden emparchar como las bicicletas, y una vez que se pincharon, es muy raro que puedas arreglarlos.

Más allá de lo económico, los flotadores son los ‘salvavidas’ de tu barco (cuanto menos inflados están, más agua te entra en caso de una tumbada) y en regatas con medición en el agua, el estado de los flotadores es uno de los puntos a chequear por los medidores.

Conclusión: los flotadores son una de las partes del equipamiento de tu Optimist a la que más atención hay que prestarle: por seguridad, por reglamento y por economía.

CUIDADOS

Como no queremos que vengas a Martecna a cada rato a comprar flotadores nuevos (¿seremos de otro planeta? 👽 ), acá te pasamos algunos consejos para alargar su vida útil.

1 – INFLADO

Es la causa principal de rotura de flotadores. ¿Por qué? Porque los flotadores están llenos de aire, que se expande cuando aumenta la temperatura. ¿Qué significa que se expande? Imaginate que el aire adentro del flotador son un montón de pelotitas chiquitas, invisibles.

TEMPERATURA INICIAL

A una temperatura dada, las pelotitas están a cierta distancia unas de otras, y no generan mucha presión.


TEMPERATURA MAS ALTA

Pero a medida que sube la temperatura las pelotitas se empiezan a separar y quieren alejarse lo más posible unas de otras, porque hace mucho calor. Al llegar al borde del flotador, las pelotitas empujan la tela para seguir alejándose, y poco a poco va aumentando la presión: es como que el flotador se infla solo. (a esto se le llama EXPANSION del aire)

Si sigue subiendo la temperatura, más quieren alejarse las pelotitas y más presión hacen. Llega un punto en que la tela no aguanta, y el flotador explota, normalmente por las costuras, que son termoselladas.

Esta rotura del flotador no es por una falla constructiva ni de calidad, sino porque el flotador no está diseñado para tanta presión.

¿Cómo hacer para que el flotador no se infle por demás?

  • Cuando estás armando el barco en tierra, no lo infles muy ajustado.
  • Si después de un rato en el playón ves que el flotador tiene mucha presión, hacé que suelte un poco de aire. El flotador no debe estar duro como una piedra, si lo tocás deberías poder hundirlo un poco.
  • Cuando sabés que ya te vas al agua, podés inflarlo un poco de más, así cuando el casco se moja, la temperatura del agua hace que baje la temperatura en el casco y por consiguiente en el flotador; así, baja la presión y el flotador se ‘desinfla’ un poco.
  • Si el flotador se afloja mucho cuando estás navegando, tenés que volver a inflarlo. PRESTA ATENCION A ESTO JUSTO ANTES DE LA LARGADA. ADEMAS DE POR TU PROPIA SEGURIDAD, TENE EN CUENTA QUE SI ESTAS CORRIENDO UNA REGATA Y EL FLOTADOR ESTA MUY DESINFLADO TE PUEDE PROTESTAR UN MEDIDOR.
  • Cuando volvés a tierra, desinflá el flotador un poquito.

2 – TORNILLOS

Antes de poner tu flotador nuevo en el barco, verificá los tornillos de las cintas de flotador. Pasá tu mano por todos los tornillos con cuidado, tratando de sentir si hay partes filosas.

Muchas veces cambiando las cintas de flotador, al sacar o colocar los tornillos, en especial cuando están muy clavados, el destornillador se zafa de la ranura y genera rebabas. Estas rebabas casi no se ven, pero son muy filosas y, aunque el flotador sea de una tela súper resistente, la corta. Si sentís partes filosas, hay que limar los tornillos. No debe haber nada que pinche o tenga filo, por más imperceptible que sea.

3 – SISTEMA DE INFLADO

a- Manguerita

Si tenés flotador con el sistema de inflado de manguerita, tené cuidado cuando los inflás. No levantes mucho la manguerita porque podés quebrar la unión con el flotador. Aunque la idea de este sistema de inflado es que no tengas que acercarte tanto al flotador para inflarlo, tratá de mantener el codo de la manguerita paralelo al flotador, curvando sólo la parte más flexible, sin levantar la parte del codo. Una vez que inflaste el flotador, pasá la manguerita por debajo de la cinta de flotador para evitar que se enganche con algo, por ejemplo con el cabo de remolque.

b. Pico corto

Ya viste que para que el flotador no explote vas a tener que regular la presión de aire inflando y desinflando. Por lo tanto vas a tener que abrir y cerrar el sistema de inflado y, en el caso de los flotadores con el pico corto, tendrías que hundirlo cuando terminás de inflarlo y sacarlo para afuera para volver a inflarlo. Este movimiento puede romper el pico y nosotros recomendamos que dejes el pico siempre afuera. Que lo tapes bien, pero que quede hacia afuera.

4 – UBICACION DEL SISTEMA DE INFLADO

Cuando pongas el flotador en el barco, fijate que el pico o la manguerita de cada flotador de proa quede hacia popa, así no tenés que estirarte tanto para llegar al pico cada vez que vas a inflar. De lo contrario puede que te apoyes en el flotador y alguna parte de tu ropa lo pinche o raspe.

5 – ANTIDESLIZANTE

El antideslizante de tu barco está hecho con microesferas de vidrio (digamos que son como granitos de arena) mezcladas con pintura. Estos granitos pueden ser muy puntiagudos y, si el antideslizante termina muy cerca o pasa por debajo del flotador, o si sacaste el flotador y lo apoyaste arriba del antideslizante, puede rasparlo y eventualmente pincharlo.

6 – BORDE DE LA CUBIERTA Y MAMPARO

Los flotadores grandes muy inflados tocan el filo de la cubierta y los bordes del mamparo de la bancada del mástil.


Si estos bordes tienen algo de filo, pueden ir dañando el flotador sin que te des cuenta. Verificá si el flotador toca contra algún borde, pasá la mano por ese borde para ver que no tenga protuberancias o puntos sobresalientes.

Además, como el flotador no es totalmente circular, evaluá la manera de ponerlo para que roce lo menos posible con la cubierta.

7 – HONGOS

Cada tanto sacá los flotadores, lavalos y dejalos que se sequen de manera que la parte que siempre queda hacia abajo se airee. La humedad constante hace que se formen hongos y, si no los limpiás, poco a poco van dañando la tela.

8 – CINTAS DE FLOTADOR

Deben tener el tamaño adecuado al diámetro del flotador. Si usás cintas muy cortas, el flotador no va a llegar a inflarse al máximo de su volumen y va a quedar muy apretado. Además, las cintas deben estar en perfectas condiciones. Si se empiezan a deshilachar, es hora de cambiarlas.

POSIBLES REPARACIONES

Si tu flotador se te desinfla muy seguido o a gran velocidad, antes de salir corriendo a comprar uno:

  • Verificá que esté bien cerrada la válvula del extremo de la manguera
  • Si no es con manguerita, verificá que esté bien puesto el tapón

Si apretaste bien la válvula o el tapón, y sigue perdiendo, lo más probable es que esté pinchado. Pero puede ser que la pinchadura sea muuuuuy chica. En ese caso podés probar de cubrir el agujerito con ‘La gotita’ o similar. A veces funciona.

Si tu flotador es de los que se inflan con pico corto y se te cortó el tapón, o no tapa bien, probá con un perno. Algunos entran justo.

Foto gentileza de Daniel Rodríguez, papá del Azopardo.

Si se te rompió en la costura, o se te cortó la tela, o se despegó en donde está pegado el pico para inflar, o se te rompió el codo de la manguerita, lamentablemente no hay forma de arreglarlo. Ofrecé el flotador roto a la escuela de tu club, ellos lo podrán usar para ‘forrar’ los flotadores de PVC (que son más económicos pero no se pueden usar para competir porque se rompen mucho más fácilmente).

TIPOS DISPONIBLES EN EL MERCADO

Entre los flotadores reglamentarios, existen dos tamaños, que se identifican por el volumen de aire que pueden contener (medido en litros):

  • De 43 litros
  • De 48 litros

Para distinguirlos bien, tené en cuenta que los de 43 litros son con el lado corto convexo (es decir, están redondeados hacia afuera), los de 48 litros tienen los lados cortos un poco cóncavos (redondeados hacia adentro), casi rectos, y se marcan bien las esquinas.

Los flotadores reglamentarios están fabricados en tela de nylon recubierta con una capa de poliuretano. Los de PVC (plástico igual al de los salvavidas circulares de juguete o a los ‘bracitos’ para bebés) NO son reglamentarios. Para darte cuenta de si un flotador es reglamentario, tenés que observar en detalle la tela: se deben visualizar los hilos.

REGLAMENTACION

El tamaño, material, ubicación y sujeción de los flotadores está reglamentado en la cláusula 3.7 – FLOTABILIDAD de las Reglas de la Clase Optimist, cuya primera parte dice:

3.7.1 El casco deberá disponer de tres unidades de flotabilidad en forma de bolsas de aire fabricadas de material resistente reforzado con fibras. Cada unidad deberá tener una capacidad de 45 +/- 5 litros. Cada unidad deberá disponer de una válvula de llenado que prevenga positivamente la salida accidental del aire (esto es válvulas de no retorno y/o válvulas de rosca con tapón de rosca fijado). El peso mínimo de cada unidad deberá ser de 200 gramos.

Las cláusulas 3.7.2 y subsiguientes regulan la ubicación de los flotadores, las dimensiones de las cintas de flotador y los métodos para verificar la flotabilidad de los cascos.

Si querés leer la regla completa, acá te pasamos el enlace a la página correspondiente del sitio web de la Asociación Internacional.

https://www.optiworld.org/index.php/default/classinfo/content/id/Optimist-class-rules/category/Technical

Leave a Comment